A favor de la relatividad cultural