El catchball de Sócrates, creatividad y coaching