Medir lo intangible


 

En el tiempo que llevamos trabajando en el campo de la gestión del talento nos hemos ido dando cuenta de lo difícil que a veces resulta vender la idea y convencer a los responsables de las organizaciones de la importancia y la repercusión que tiene el tema de los recursos humanos sobre la buena marcha de las empresas.

 

Los responsables de las organizaciones no quitan el ojo a sus finanzas, miman sus relaciones comerciales y cuidan con esmero la calidad de los productos y servicios que ofrecen. Sin embargo, descuidan, o no cuidan en la misma medida, a sus empleados y por tanto, al talento que hay en su organización.

 

¿Y cuáles son los motivos? El motivo principal es que siempre es difícil ver la relación que existe entre rendimiento de los empleados y beneficios de la empresa. Y si esto cuesta, aún cuesta más ver la relación que hay entre satisfacción de los empleados, identificación de estos con la compañía, desarrollo de su talento… con el desempeño y el rendimiento.

 

Hoy en día, para poder ver claramente esta relación hay que ser un creyente acérrimo del tema y mantenerse informado de los estudios e investigaciones que van apareciendo sobre la materia o bien, haber medido objetivamente las repercusiones que una mala gestión de tu gente ha tenido sobre la cuenta de resultados (por ejemplo, la salida de un buen comercial que supuso la perdida de ciertos clientes cuyos ingresos eran de cantidad fija).

 

Desde nuestro punto de vista sería interesantísimo poder llevar a cabo este tipo de medidas más a menudo y tener herramientas que nos facilitasen mostrar este tipo repercusiones económicas. Es decir, poder cuantificar las pérdidas empresariales como resultado de una mala gestión del talento.

 

Para que nuestra profesión se vea involucrada dentro de las decisiones estratégicas de una alta dirección es necesario hablar de la gestión de talento en números. Imaginaros poder hacer presentaciones en las que mostrar escenarios del tipo: si se te va Pepe, tu comercial de grandes cuentas, las pérdidas de tu empresa se traducen en 100.000, si no formas al grupo de operarios en calidad de producto pierdes al año 175.000, si no montas un sistema de reconocimiento y motivación la fuga del talento es de un 17% de la plantilla, lo que se traduce en un 525.000, si realizas un programa de coaching para tus directivos las ganancias se aumentan en…

 

Estaría bien tener una especie de calculadora, una especie de conversor de moneda, con el que cuantificar todo esto. Cuantificar lo intangible. Medir el largo plazo. Visualizar el retorno de la inversión.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Medir lo intangible

  1. Anonymous dijo:

    Un dato: Un aumento del 10% en la ilusión por el trabajo de los empleados, incrementa en un 10-15% la satis-facción de los clientes, lo que implica un aumento de los bene-ficios financieros en un 42%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>